Imagen tomada de Pinterest

   

   
  El lobo se va a dormir,
pero no se encuentra el sueño,
pues ve su boca de lobo 
y empieza a temblar de miedo.

 Oscura, negra, terrible, 
enorme, feroz, grandota.

 - ¿Cómo me voy a dormir?
 ¡Puede comerme mi boca!
  
-¡Duerme lobo, ea, ea! 
Que te voy a pintar 
un cielo para tu boca 
con estrellas de verdad;  
lengua dulce de membrillo, 
dientecillos de maní y
 un cielo de cien corderos
 para que cuiden de ti.

Poema incluido en el libro: Mi maestro es un cocodrilo



https://www.edicionesdauro.com/articulo/271-MI-MAESTRO-ES-UN-COCODRILO/

Etiquetas: Antonio Mejías Melguizo,Masticadores Infantil juvenil, poema