Ilustración tomada de Pinterest

¿Quién se llevó este cuento?

Hoy se me escaparon todas las palabras
que había guardado en este cajón.
Aunque las cuidaba, igual se me fueron
de puro traviesas, a un cuento mejor.

Siempre las lustraba, les tejía gorros,
y las sacudía una vez al mes.
Les daba renglones para que corrieran,
y hasta las colgaba pero del revés.

Por lo que parece estaban aburridas
sin cuento ni rima en donde jugar.
Y una de ellas, la más decidida
dijo que ya era hora de empacar.

Hache a la cabeza, la más silenciosa,
se asomó primero, miró alrededor.
Dijo que no había moros en la costa
y todas salieron en fila de a dos.

Estuve pensando, para que regresen,
un buen disparate podría inventar,
una rima loca sin puntos aparte,
o un cuento que acabe antes de empezar.

Una mariposa que baile merengue,
una cucaracha que use antifaz,
unos huevos fritos con pasta de dientes,
un pez que prefiera bailar que nadar.

Tal vez sea la luna sobre un taburete,
o el sol aprendiendo recién a esquiar,
o un gran dinosaurio que use chupete,
o una cabra loca que hable alemán.

Si a pesar de todo, mis palabras sueltas,
siguen deambulando de aquí para allá,
yo las cazaría como mariposas,
si no es con red, con caña de pescar.

Pero si estos planes tampoco funcionan,
a todos vosotros os voy a pedir,
que si casualmente las veis y van solas,
inmediatamente las mandéis aquí.

Y si voladoras, cazar no se dejan,
un truco muy simple os voy a enseñar:
en un folio limpio de cualquier libreta,
algunos renglones debéis dibujar.

Las muy sinvergüenzas mirarán seguro,
y en unos momentos aterrizarán,
armadme con ellas algún trabalenguas,
un cuento o una rima y no escaparán.

Y al fin cuando logre reunirlas a todas,
un cuento distinto os escribiré,
mientras tanto dejo mi cajón abierto,
y espero que pronto decidan volver.



Blog: lhttps://laletradepie.com

Etiquetas: Patricia Collazo, Masticadores Infantil, poesía