II

Imagen tomada de Pinterest

            
   El mayor de los tesoros 
que tiene mi abuelo en casa, 
es un baúl que se trajo 
desde tierras muy lejanas.

   En el guarda media vida, 
sus fracasos, sus recuerdos, 
las canciones que cantó 
y el ron más viejo del puerto.

   Un mapa en el que vienen 
todas las olas del mar 
con los flecos más brillantes 
de la aurora boreal.

   El canto de una ballena,
 la sonrisa de un delfín, 
el caminar de un pingüino 
y el vuelo de un colibrí.

   El esqueleto de un trueno, 
los bigotes de un volcán, 
la camiseta del viento 
y el ojo de un huracán.

   El silencio del desierto, 
el sueño de un faraón, 
el diente de un cocodrilo, 
los amores de una flor
.
   La danza del hechicero, 
el misterio de la selva, 
palabras que nadie ha oído, 
el llanto de las estrellas;
un catalejo, una brújula, 
un trocito de horizonte, 
un reloj y un pergamino 
metidos dentro de un cofre.

  Las palabras de una amiga, 
el color de su mirada, 
y un frasco donde conserva 
dos sonrisas y una lágrima.

   
Poema inédito

Etiquetas: Antonio Mejías Melguizo, Masticadores Infantil poesía