Imagen tomada de Pinterest

Relato incluido en Cuentos de Verano del libro LAS TERTULIAS DE DON FABIÁN FLAKES DE LA ROSER

D. Fabián apareció, un domingo más, sentado en su butacón, pero en esta ocasión estaba cabizbajo y triste sin atreverse siquiera a saludar. Únicamente dijo: “Me siento avergonzado, amigos, y ruego disculpen mi comportamiento del otro día. ¿Podrán hacerlo?”. Lord Garci se levantó y perdonó, en nombre del grupo a D. Fabián, no sin antes arrancar de sus labios la promesa de no volver a hacer una cosa así jamás de los jamases. Hubo besitos, abrazotes y lagrimillas de emoción. 

Y…Pelillos a la mar que comienza el cuento de hoy.

LA ELEFANTA DANIELA ES ELEGIDA MISS MUNDO

Es verano y, como todos los años, Daniela y su familia van a pasar las vacaciones a otros lugares más frescos porque en la Sabana Africana no hay quien pare. Se juntan con otras familias conocidas de veranos anteriores con las que han entablado amistad y lo pasan estupendamente. Toman el vermut en la playa, almuerzan juntas después de darse unos buenos baños y secarse al sol, luego la siesta…A la tarde, juego de naipes, otros bañitos y cambio de bañador. Luego a contar chistes, ducha y a vestirse para la cena. Cena. Los mayores a ver cómo bailan los jóvenes en la disco del hotel (sólo hasta las doce). Luego cada uno a su habitación mientras los chicos siguen de fiestón.

Daniela es una elefanta muy guapa y con muy buen tipo, que tiene catorce años, edad de reproducirse, según le han explicado su madre, abuelas y tías. Pero ella dice que no quiere, que es muy joven y que quiere vivir la vida antes de ser mamá. Vamos, que no está preparada para semejante tarea. Y mucho menos para aparearse con esos vejestorios de elefantes que andan como locos detrás de ella y que por lo menos tienen 40 o 50 años.

– ¿Qué es aparearse- pregunta Inesita a su mamá en voz muy baja?

-Ponerse un pareo, hijita.

– ¡Ah! – contesta la niña tan convencida ella.

Continúa D. Fabián:

El caso es que Danielita se lo pasa pipa que parea eso está de vacaciones y saca buenas notas, y se rebela contra las reglas de su sociedad.

Un día se entera a través del tablón de anuncios de actividades del hotel, que hay una convocatoria para Miss Mundo. Daniela se lo piensa. Daniela se decide a presentarse y, para ello, se prepara concienzudamente: gimnasio, SPA, masajes, limpieza de cutis, arreglo de pies con uñas de porcelana, pestañones postizos, depilación con láser de axilas e ingles, peluquería espectacular con pelo rosa y extensiones de todos los colores, zapatos de tacón de aguja  de metro y medio, tatuajes en las orejas, clases de baile, bicicleta, moto, clases de cocina, cultura general, cultura particular( leer a Franz Kafka, a José Saramago y a William Shakespeare, dominar la teoría de la relatividad de Einstein, preparación de informática a alto nivel), yoga, meditación transcendental y tanatopraxia.

Daniela tiene que darse prisa para prepararse, el concurso es al final del verano y no queda mucho tiempo.

Y…llega el final del verano. Y…llega el día del gran concurso. Y…se presentan las elefantas seleccionadas entre las que se encuentra Danielita. Y…gana Danielita.

Toda su familia llora emocionada en torno a la nueva miss.

Todos sus amigos gritan de contentos.

El techo del Gran Hotel se cae por los aplausos.

DANIELA ES MISS MUNDO.

Daniela sale a hombros del recinto mientras grita a los cuatro vientos:

“¡Ahora sí que no me caso ni loca! ¡Seré conocida en el mundo entero!¡Voy a ser la actriz más famosa de Hollywood!”

Y miss Daniela parte de viaje de placer (pagado por los patrocinadores del concurso: “Cacahuetes tostados Ñam- Ñam, S.A”) acompañada de su madre, sus abuelas y sus tías, para dar la vuelta al mundo y, posteriormente, prepararse para la dura tarea de ser famosa. Y colorín colorado, éste cuento tan absurdo se ha acabado.

RUEGOS Y PREGUNTAS

P.- ¿Qué es tanatopraxia, D. Fabián? – preguntó Josefa.

R.- Pues la palabra viene, como casi todas las palabras, del griego: tánatos= muerte, y praxis= práctica. Es decir, la práctica que se hace en los cadáveres acondicionándolos para que estén más presentables.

P.- ¿Y por qué tiene que aprender una elefanta tanatopraxia? ¿Es que va a trabajar en algún tanatorio? – siguió inquiriendo Josefa.

R.-Mire usted, Josefa, es un cuento que no tiene sentido si no se pone un montón de fantasía- respondió D. Fabián algo perplejo.

-Eso es lo que le falta a mi esposa- dijo Josefo poniéndose colorado hasta las orejas, porque era muy tímido, mientras daba un pequeño codazo a Josefa a la vez que la decía: “Estás haciendo el ridículo, mujer, haces preguntas de niña pequeña”.

– Bueno, pues yo soy así- le respondió ella gimoteando- ¡Qué le voy a hacer!

Se levanta la sesión a las 20.00h y por el camino de regreso a casa, Josefito dice a su papá: “¿Por qué has puesto en evidencia a mamá? Ya sabes que la pobre es un poco ingenua”. Y ya, lo que faltaba para que la pobre jardinera rompiera a llorar a moco tendido.

– ¿Pero qué es lo que ocurre ahí adelante con los jardineros?- dijo el ama de llaves Bárbara al mayordomo Flavius.

-Nada de importancia, es que a veces las mujeres parecéis bobas de lo puro sensibles- respondió el mayordomo riéndose.

– ¡Bah! Me voy a la cama que mañana hay que madrugar y no merece perder el tiempo con sandeces. Buenas noches Flavius. ¡Ah! Por cierto, ¿qué es lo que dijo D. Fabián de la sábana Africana?

-La SABANA, no la sábana, mujer, que es algo bien distinto: sabana es una llanura muy extensa sin vegetación de árboles.

– Thank you, Flavius. Y Good night.

Good night, Bárbara.

LOS CUENTOS DE DON FABIÁN FLAKES DE LA ROSER ESTÁN A LA VENTA EN LAS LIBRERÍAS DE VALLADOLID:


CAMPUS- PLAZA DE SAN ANDRÉS

El SUEÑO DE PEPA- PLAZA MAYOR