Imagen tomada de Pinterest
 D. Ginés de Pasamonte
vaya un ladrón resalao,
que le robó a Sancho el burro
estando sobre él montao.
   Cuando Sancho se despierta
por cuatro estacas sujeto,
al ir a desperezarse,
da en el suelo con su cuerpo.

   Nunca se oyeron lamentos
tan tristes por un borrico,
ni soltó tantas lindeces 
el buen Sancho por su pico:
    -Niñas de mis ojos,
sangre de mis venas,
si yo no te encuentro
me muero de pena.

La luz de mi alma,
mi bien, mi alegría,
 sin ti no tendrá 
sentido mi vida.
-¡Ay Ginés de Pasamonte,
nata y flor de galeotes,
acuérdate que una vez
te liberó D. Quijote!

   -Ustedes deben saber
y es importante que aclare,
que al afanarle el jumento
tenía puestas las llaves.
   No he robado el borrico,
lo he pedido prestao
porque lo necesitaba
para hacer unos mandaos.

   -¡Ay Ginés de Pasamonte,
si lo que dices es cierto,
te reciclarás un día 
y serás titiritero!

  Rap de D. Quijote